¿Merece la pena comprar el Samsung Galaxy Watch Active2?

Samsung ha presentado su nuevo reloj Galaxy Watch Active 2, el sustituto del smartwatch de primera generación que, según Samsung, permite ‘equilibrar el bienestar con una conectividad mejorada’, además de un importante enfoque en el sector de la salud. ¿Quieres conocer detalles sobre el Samsung Galaxy Watch Active2? ¿Vale la pena por encima del modelo anterior? ¡Te lo explicamos!

Características del Samsung Galaxy Watch Active2

Samsung Galaxy Watch Active2

Samsung ha lanzado su nuevo reloj, y supone, al menos a simple vista, un modelo con mejor apartado estético que el anterior, e incluso parece fabricado por Apple y su ‘Watch’.

El smartwatch viene en variedad de tamaños que incluye 44 mm y 40 mm, igual que el Apple Watch, pero con una esfera redonda en lugar de un rectángulo (algo más parecido a un reloj común elegante). Además, el dispositivo también viene con dos estuches de acero inoxidable y aluminio, con múltiples bandas a elegir.

Las especificaciones básicas del dispositivo con una pantalla AMOLED, 1.5 GB de RAM, 4 GB de almacenamiento interno y un procesador Exynos 9110, todo muy acertado desde que hablamos sobre las posibles especificaciones del Samsung Galaxy Watch Active 2.

Como también pudimos hablar hace algunas semanas, el sistema de monitorización de frecuencia cardiaca se mejorará, y se usara un modelo tal cual como implemento Apple en su smartwatch, con ocho fotodiodos en la espalda y un electrocardiograma para apoyar al ECG.

Diferencias destacadas con respecto al Active anterior

Con respecto a las especificaciones, el Galaxy Watch Active 2 supera al Active estándar en la pantalla, ofreciendo dos modelos (de 40 mm y 44 mm) de 1.2’ y 1.4’ respectivamente. Además, mejora ligeramente la batería desde 247 mAh / 340 mAh para cada modelo, superior a los 230 mAh del Active estándar.

Si merece la pena irse a por un Galaxy Watch Active 2, la respuesta es que si, sobre todo si se trata de un usuario enfocado en el apartado de salud. El nuevo modelo mejoro los sensores para controlar el ritmo cardiaco, doblando de cuatro a ocho sensores con respecto al modelo anterior. Son cambios positivos a pesar de tratarse de un corto tiempo de lanzamiento entre uno y otro: apenas seis meses.