NVMe: qué es, para qué sirve y cómo consigue mejorar un SSD

Actualizado el

Si estás buscando comprar un SSD, tal vez te hayas encontrado con que dentro de las unidades de estado sólido existen también algunas variantes que pueden mejorar aún más el rendimiento de tu sistema de almacenamiento. En este artículo vamos a conocer qué es NVMe, para qué sirve y cómo funciona. 

¿Qué es NVMe y para qué sirve?

NVMe es un protocolo que utiliza la tecnología PCI-Express para obtener un mayor ancho de banda, más velocidad y en un menor tamaño. Esto nos ayuda a conseguir transferencias más rápidas y mejor eficiencia al ocupar menos espacio en la conexión con la placa base. Hay que tener en cuenta que al utilizar esta ranura tenemos que conocer la cantidad de lanes con los que cuenta nuestra placa base, ya que puede afectar de forma negativa al rendimiento de la gráfica (que utiliza también PCI-Express) si no tenemos suficiente espacio. Por ejemplo, este es el motivo por el que algunas motherboards, como las Kabylake y Sky Lake de Intel han ampliado el número de lanes disponibles. Además de fijarnos en los lanes de nuestra placa base, también tenemos que mirar los que va a ocupar nuestro SSD. Viene indicado siempre en su ficha técnica con un x2 o x4.

Es posible que veamos los productos que utilizan esta tecnología con el nombre de SSD M.2 NVMe, SSD U.2 NVMe, SSD NVMe PCIe o simplemente como SSD NVMe

Diferencias entre un SSD por SATA y un SSD NVMe M.2 / U.2

A simple vista los reconocerás por su evidente diferencia de tamaño. Mientras que el SSD por SATA tiene unas dimensiones de 2.5 pulgadas, el SSD NVMe recorta su tamaño a más de la mitad. Fíjate en este ejemplo de dos unidades de estado sólido de la misma gama de WD Blue. Ambos son de 500 GB y pertenecen a la misma familia de productos, pero cada uno de ellos hace uso de una tecnología diferente. El tamaño del SSD por SATA es de 10,03 x 6,98 x 0,71 centímetros, mientras que el del SSD NVMe por PCI-Express es de 8 x 2,2 x 0,24 centímetros.

WD Blue SATA PCI-Express

Para continuar explicando las diferencias de un modo práctico, vamos a seguir con el mismo ejemplo de estos dos productos. Además, del tamaño, también vemos cambios en la velocidad. En el SSD SATA, tenemos una lectura hasta 560 MB/s y escritura hasta 530 MB/s, mientras que en el SSD NVMe llegamos hasta los 1700 MB/s en lectura y los 1450 MB/s en escritura. Esta velocidad puede llegar a alcanzar los 2500 MB/s en algunos modelos. Esta mejora se consigue gracias al PCI-Express, que ayuda a ganar ancho de banda.

También notarás, si comparas dos modelos SSD de estos tipos, en que el precio es ligeramente más caro en el caso de los que hacen uso de la tecnología NVMe, por razones obvias: unos 10 euros para la capacidad de 250 GB y unos 20 euros para la de 500 GB. 

¿Cuál es el mejor que puedo comprar?

Si has llegado hasta aquí convencido en que quieres que tu próximo SSD sea NVMe, estos son algunos de los modelos más destacados que encontrarás actualmente en el mercado. 

El que hemos utilizado para el ejemplo de este artículo es el Western Digital WD Blue SN500 SSD NVMe, M.2 de 500 GB. 

WD BLUE EN AMAZON

En la misma gama tenemos también el Corsair MP510, disponible en 480 GB, 960 GB y 1920 GB, por un precio similar.

CORSAIR MP510 EN AMAZON

Y ya si nos vamos a la gama más top (y también bastante más cara), nos encontramos con el Samsung 970 Pro.

SAMSUNG 970 PRO EN AMAZON

¿Prefieres un SSD SATA? Aquí te hablamos de los Samsung 860 Pro.