La mentira del USB C que no quieren que sepas (y que puede romper tu móvil)

Los cables USB-C son claramente el futuro, y de hecho, ya en algunos casos se ha convertido en presente. El problema es que llegar al futuro no siempre es fácil y rápido, por lo que los USB-C todavía tienen muchos problemas. En este post te detallaremos la mentira USB-C que podría romper tu smartphone sino obtienes el adecuado. ¡Adelante!

Mentira USB-C: medidas de seguridad con USB-C

mentira del USB C

La mayoría de los nuevos smartphones Android usan USB-C, los portátiles Apple usan este puerto exclusivamente, y cada vez es más común ver al menos un puerto de este tipo en las nuevas PC. Parece una medida estándar, pero en realidad no lo es. No todos los cables USB-C que se consiguen en el mercado funcionan de la misma manera, y esto supone un problema.

La ‘mentira’ del USB-C de la que se habla en las redes es que puedes utilizar cualquier cable para cargar tu dispositivo. No es así, y es que el cable equivocado podría freír tu smartphone, una alerta cuanto menos importante que los usuarios deben conocer.

En generaciones anteriores de USB, un cable era prácticamente ‘solo un cable’. Es decir, la mayoría de las personas no necesitaban pensar demasiado que cables comprar. En el caso de USB-C, ignorar el tipo de cable puede costar muy caro.

El problema es especifico de los cables con conector USB-A más antiguo en un extremo y el nuevo USB-C en el otro (USB-A es el conector USB tradicional).

Los dispositivos y cables USB-C admiten una carga más rápida que el USB-A, así que, si conectas un dispositivo USB-A (como un smartphone) a un puerto USB-C con uno de estos cables, el smartphone podría consumir demasiada energía, lo cual podría dañar el dispositivo, puerto USB-C o incluso el ordenador.

Por supuesto, los cables hechos correctamente y certificados pueden tener resistencias en línea para evitar que esto suceda, el problema es que es complicado averiguar cuáles son buenos y cuales no. Para evitar sufrir que el smartphone, dispositivo u ordenador se estropee, lo ideal es irse directamente hacia los cables USB-C certificados.

 Si sigues interesado en este tipo de tecnologías, te mostramos qué es USB4 y cómo funciona.