La explosión de un cigarrillo electrónico provoca la muerte de un joven

Esta es otra entrada de Mr. Moviliano.  La explosión de un cigarrillo electrónico ha provocado que un joven perdiera la vida en Texas. Los cigarrillos electrónicos están en la mira desde que han salido al mercado. Mientras algunos modelos presentan seguridad en su mecanismo, otros se venden sin ninguna regla.

Incluso los vapores que emiten algunos de ellos pueden ser más perjudiciales que la nicotina adquirida con el cigarrillo. El hecho de tratar de la salir de una adicción insalubre como fumar puede llevar a algo peor.

Explosión de un cigarrillo electrónico

En este caso el dispositivo explotó al utilizarlo por primera vez, frente a una tienda donde venden este tipo de insumos o vaporizadores. La explosión se efectuó en la boca y provocó que una de las esquirlas de metal le cortara una de las ventas principales.

Esta situación hizo que el muchacho quedara en coma dos días en el Hospital Fort Worth y luego falleciera, según lo explicó el médico forense del condado de Tarrant.

A qué se debe la explosión de un cigarrillo electrónico

La explosión de este cigarrillo no está claro. Los familiares del joven, sospechan que pudo haber sido la batería de litio ubicada en el dispositivo. Aunque es de público conocimiento que las baterías de ion-litio o similares se pueden quemar por sobrecalentamiento provocando quemaduras extremas, pero no son explosivas.

Es el mismo tipo de baterías que utilizan los smartphones, y no se escuchado de explosiones de este tipo. Lo cierto es que no es el primer caso fatal como resultado de la explosión de un cigarrillo electrónico.

Qué medidas se tomarán luego de la explosión de un cigarrillo electrónico

Hasta el momento se desconoce si existe alguna norma o regulación de la fabricación de estos dispositivos. Como es un tipo de industria relativamente nueva, tampoco hay tanta investigación sobre los tipos de lesiones y sus causas.

Según lo informó la Agencia Federal del Manejo de Emergencias, desde el 2017, la cantidad de incidentes leves conocidos en Estados Unidos alcanzan a 195, mientras que en 133 fueron lesiones graves y 2 fatales.

En diferentes países existen normativas muy dispares con respecto al uso y compra de este dispositivo. En España, su venta está permitida y su consumo está regulado como si se tratase de un producto derivado del tabaco.

Categorías Noticias