Clases virtuales en China: así estudian los niños en plena ola del coronavirus

El coronavirus fue lo único que pudo ‘’parar’’ el ímpetu chino, comercialmente hablando. La provincia de Wuhan está vacía, sin importar que millones y millones de personas transitaban por ahí. ¿Qué pasó con las escuelas? Se cerraron, poniendo en riesgo el año escolar de millones de estudiantes chinos. ¿La solución? Clases virtuales en China.

¿Qué son las Clases virtuales en China?

Perder semanas de clases se convirtió en un problema público en China. Los estudiantes no pueden ir a sus planteles escolares como siempre. El problema ronda en los 180 millones de estudiantes sin posibilidad de ir a estudiar como siempre. Aprovechando que un nuevo semestre comenzó, las autoridades iniciarán estudios de manera virtual.

Para evitar la propagación del coronavirus entre estudiantes de los diversos años, China decidió lanzar una serie de aplicaciones para continuar en la escuela. Para esto, el gobierno firmó una asociación con China Mobile, China Telecom y, también China Unicom. Esto para obtener una mejor cobertura de banda ancha.

Además, también se cuenta con la participación de Alibaba, Baidu y la multinacional Huawei. Esto para que la banda ancha de 7,000 servidores y 90 terabytes de información soporten la carga. Se habla de que decenas de millones de estudiantes se conectarán de manera simultanea a las plataformas de estudio.

Clases virtuales en China

¿Cómo estudiarán los estudiantes chinos?

Las clases virtuales en China se harán de distintas modalidades. La plataforma principal se tratará de una web, en donde los niños podrán ver y revisar sus tareas como diariamente lo hacen en los colegios. Esta modalidad de estudio ‘’abierto’’ evitaría que los alumnos pierdan tiempo tras la emergencia.

Algunos profesores, sobre todo en grados escolares más altos, dan clases remotamente. Esto es gracias a Dingtalk de Alibaba, donde los catedráticos dan clases de manera online. Otra opción la dio BDSchool, en donde las lecciones se hacen en vivo con el profesor conectado.

Sin duda las clases virtuales en China son una gran oportunidad para ver cómo el internet ayuda en situaciones de crisis. Obviamente hay que ir revisando las deficiencias de los planes de estudio en línea. ¿Podremos aplicar esto en España? Quizá sí, pero no hay que adelantarnos.